Todo lo que debes saber sobre la vitamina D ¿Para qué sirve?

Todos conocemos los beneficios de la vitamina D, es decir, que es buena para los huesos y todos sabemos que el sol juega un cierto papel. ¿Pero más allá de eso? ¿Qué más sabemos sobre la vitamina D? ¿Para qué sirve y dónde se encuentra?

¿Sabías, por ejemplo, que también es bueno para el corazón y el cerebro? ¿Sabe exactamente en qué alimentos se encuentra? ¿Y cuánto tiempo hay que estar al sol para absorber la cantidad adecuada?

Vamos a intentar responder a todas estas preguntas, pero primero una curiosidad: existen 5 formas diferentes de vitamina D, la vitamina D1, D2, D3, D4 y D5. Hay dos más importantes: una es la D2 que sintetizan las plantas y otra es la D3 que sintetiza el hombre cuando se expone a los rayos del sol.

Para qué sirve y sus beneficios para la salud

Así pues, veamos para qué sirve realmente la vitamina D y cuáles son sus propiedades beneficiosas para la salud:

Reduce la incidencia de la esclerosis múltiple Protege los dientes
Ayuda y Combate la diabetes de tipo 1 y 2 Reduce el trastorno afectivo estacional
Ayuda a combatir la psoriasis Previene y Combate el hiperparatiroidismo
Previene el raquitismo y las malformaciones del esqueleto Combate la osteodistrofia
Previene el cáncer y ciertas enfermedades autoinmunes Ayuda a aliviar el dolor muscular
Combate la hipertensión Protege el sistema óseo de la osteoporosis

Mantiene niveles constantes de calcio y fósforo

Favorece la absorción del calcio en el intestino

La Vitamina D el Raquitismo y las deformaciones de los huesos

El tema del raquitismo es muy importante, ya que se trata de una forma de hipofosfatemia familiar, una condición por la que hay niveles bajos de fosfato en la sangre y un metabolismo reducido de la vitamina D en los riñones. En los adultos el raquitismo se denomina Osteomalacia y se debe a una deficiencia severa de vitamina D, para estos pacientes, generalmente ancianos, se recomienda la exposición al sol y una dieta adecuada.

Otro trastorno que puede ser tratado con vitamina D es el hiperparatiroidismo, que puede combatirse con administraciones de vitamina D o con cirugía directa.

Se ha demostrado que la exposición a la luz solar, combinada con una administración de vitamina D, ayudaría a contener las placas de psoriasis.

Otro aspecto muy importante es la osteoporosis: sin la ingesta adecuada de calcio y vitamina D, los huesos se debilitan y su estructura puede resultar dañada, especialmente en la vejez.

Tampoco hay que subestimar enfermedades como la osteodistrofia causada por la insuficiencia renal crónica, que puede, por ejemplo, causar hipocalcemia.

Se ha demostrado que los suplementos ayudan a combatir la diabetes de tipo 1 y 2. Una ingesta adecuada de vitamina D también ayuda a combatir la debilidad y el dolor muscular. En cuanto a la prevención del cáncer, todavía hay estudios en curso sobre la relación que tendría en la obstaculización del desarrollo del cáncer.

Por ahora, se supone que tiene una buena influencia en el cáncer de colon y de mama.

Además, según algunos estudios, un nivel bajo de vitamina D en la sangre provoca hipertensión. Por ello, se sugiere una dieta rica en vitamina D y la exposición al sol.

Según los científicos, quienes toman más vitamina D tienen una mayor incidencia de contraer esclerosis múltiple.

Buscar
Comprar Vitamina D 

Con la disminución de la luz solar, debido a la llegada del invierno, puede producirse el TAE o Trastorno Afectivo Estacional, que puede combatirse con terapias de luz.

Obviamente no podemos dejar de mencionar los dientes, un menor consumo de vitamina D puede causar problemas a la mandíbula y por lo tanto también a los dientes.

Vitamina D: dónde se encuentra, los alimentos más ricos y consejos

Se habla mucho del sol relacionado con la vitamina, ¿por qué? Porque la vitamina D3, que es la que sintetiza nuestro cuerpo, está inactiva y esta activación que se desarrolla en el hígado, la piel y los riñones se produce a través de la radiación solar. La exposición al sol requiere al menos veinte o quince minutos al día, incluso sólo la cara y los brazos.

Por tanto, hay dos fuentes de las que nuestro cuerpo puede obtener vitamina D:

  • Rayos de sol
  • Dieta

En cuanto a la alimentación, estos son los alimentos más ricos en vitamina D:

Trucha y Caballa

Mariscos

Queso cottage

Salmón y Anguila

Huevos (yema)

Leche

Pez espada y Arenque

Hígado

Mantequilla

Esturión y Huevos de pescado

Carne de pollo, pato, pavo

Cereales

Aceite de hígado de bacalao

Verduras verdes

Setas 

Atún y sardinas

Soja

Nueces y almendras

Las necesidades diarias de Vitamina D

Para tener una ingesta correcta y, por tanto, cumplir los requisitos, la persona debe seguir una dieta adecuada y exponerse al sol.

  • Adultos: las dosis recomendadas son de 5 microgramos al día para todos los individuos menores de 50 años. De 50 a 70 10 microgramos al día y 15 microgramos a partir de 70.
  • Niños menores de 18 años: para los bebés de entre 6 y 11 meses la ingesta en forma de suplementos no debe ser inferior a 10 mg al día. En la adolescencia, la ingesta tampoco debe ser inferior a 10 mg.

Efectos secundarios y síntomas de carencia

Se ha informado de somnolencia diurna en personas que toman demasiada vitamina D.

Una ingesta excesiva también puede provocar:

  • Hipercalcemia (que a su vez produce náuseas, vómitos y anorexia, somnolencia, sed, mareos. etc.);
  • Enfermedad renal;
  • Sarcoidosis;
  • Tuberculosis;
  • Histoplasmosis.

⚠️ Precaución

Los pacientes que están siendo tratados por una enfermedad renal crónica deben evitar la combinación de magnesio y vitamina D. También puede interferir con los medicamentos anticonvulsivos, los fármacos para reducir el colesterol, los medicamentos con cortisona, algunos laxantes y diuréticos.
 

En cuanto a la deficiencia, a través del análisis del sanue se pueden encontrar los valores, pero de todos modos se manifiesta con:

  • Reducción del calcio y el fósforo séricos;
  • Raquitismo (reblandecimiento en las regiones occipital, temporal y parietal; retraso en el cierre de la fontanela anterior, rodilla en valgo, arqueo de las piernas; hipertrofia de los cartílagos);
  • Osteomalacia (debilidad muscular; dolor de espalda; fragilidad ósea; baja densidad ósea; riesgo frecuente de fracturas);
  • Debilidad muscular;
  • Dolor abdominal.
Buscar
Comprar Vitamina D 

Te puede Interesar