Vitamina D

El salmón y la vitamina D

Tabla de contenidos

El salmón siempre está entre los pescados más utilizados por chef profesionales por su versatilidad gastronómica, debido a que su carne es de sabor delicado y tiene un color rosa naranja llamativo, que varía según la especie. Y si hablamos de contenido vitamínico, los pescados grasos siempre se destacan por su alta concentración, siendo provechosos para mantenernos saludables. 

El salmón es una buena fuente de vitamina D, que no deberíamos ignorar, porque pocos alimentos contienen tanta como los pescados grasos azules. Aquí encontraras las razones para reinventar las comidas, incluyendo más salmón a los platos, tomando en cuenta los beneficios que reporta.

¿Qué es el salmón?

El Salmón es similar a la trucha, en el aspecto de que ambos son pescados grasos, azules, y con un alto valor nutricional. Puede medir de 50 a 100 centímetros de largo y pesar hasta 15 kilogramos.

Entre las especies más conocidas encontramos el Salmón Atlántico o europeo. También es conocido como salmón salar, y Salmón del pacífico, que se caracteriza por tener una carne más rosada y seca.

El salmón es un pez muy conocido por sus viajes migratorios

Puede sobrevivir tanto en agua salada como en agua dulce. A los salmones jóvenes se les denomina alevines. Miden entre 15 y 20 centímetros de largo. Estos crecen en agua dulce unos dos años hasta que emprenden su viaje a aguas saladas para poder madurar. Ya en la etapa adulta, regresan a los ríos y lagos de donde nacieron para reproducirse. 

Mediante las escamas de este pez se puede deducir su edad. Puede tener un máximo de tres puestas a lo largo de su vida, porque esta es la cantidad de veces que puede volver al mar antes de morir.

Aporte de vitamina D en el salmón 

El salmón se encuentra entre los peces con mayor contenido de vitamina D. También destacan el atún y la sardina. Por este hecho, los profesionales de la salud nos recuerdan que deben ser parte importante de nuestra alimentación, para mantener estables nuestros niveles de vitamina D, sobre todo durante el invierno, donde no recibimos suficiente exposición al sol. 

Dependiendo de su especie y presentación, el salmón puede contener de 360 a 526 Unidades Internacionales de vitamina D, por cada ración de 100gr. No solo aporta vitamina D, sino también muchos nutrientes útiles para nuestro organismo. 

Está entre los pescados más completos y nutritivos porque contiene proteínas, calorías, colesterol, vitaminas A, C y todo el grupo B. Entre sus minerales encontramos el calcio, hierro, potasio, magnesio y zinc. Sin duda hace un gran aporte nutricional a nuestra salud y es completamente recomendable su consumo.

Dosis recomendada de consumo de salmón

Por sus muchos beneficios y su gran aporte de vitamina D y vitamina E, la Fundación Española de Nutrición recomienda comerlo de una a tres veces por semana. En los adultos promedios con una actividad física regular, se debe consumir de una o tres raciones de salmón cada 7 diás. Esa cantidad basta para mantener niveles adecuados de vitamina D, llegando a cubrir hasta un 71% de la requerida.

Los deportistas o adultos mayores generalmente requieren de suplementos vitamínicos para mantenerse nutridos. Sin embargo, una buena alimentación puede contribuir enormemente a mantenerse activos por más tiempo.

Considerando su maravilloso contenido nutricional, en muchos países hay acuicultores que se encargan de vigilar la alimentación, multiplicación y reproducción de estos peces, para así contar con el abastecimiento de salmón necesario para la sociedad. D hecho, la mayoría del salmón distribuido en los mercados es gracias a la cría de los mismos.

Beneficios del salmón en la salud

Ya hemos mencionado algunas de las propiedades proteínicas y vitamínicas del salmón. Por eso, no es de extrañar que aporte múltiples benéficos al cuerpo, veamos algunos.

Beneficia a los huesos

Debido a la vitamina A que contiene, el salmón contribuye al crecimiento y reparación de los tejidos de la piel. La vitamina D participa en la absorción y retención de calcio en los huesos, regulando así los niveles de este mineral en la sangre.

Favorece al cerebro

El Omega-3 desempeña un papel en el flujo cerebral y en la producción de neuronas. Por esa razon, en los niños es muy recomendable su consumo, pues permite mejorar su capacidad cognitiva. Otra ventaja es que contribuye a reducir los niveles de estrés y ansiedad, los síntomas depresivos y la perdida de la memoria en las personas mayores.

Cuida el corazón 

El Omega-3 y Omega-6 contribuyen a la desinflamación de los vasos sanguíneos y evita el riesgo de coagulación. Ayuda a reducir la presión arterial y los triglicéridos en la sangre. También previene las arritmias cardiacas. Reduce el colesterol malo y aumenta el colesterol bueno.

Protege las articulaciones

El Omega-3 del salmón también permite cuidar la salud de las articulaciones, porque actúa como antinflamatorio natural. Por eso, participa en la protección de las membranas celulares y previene lesiones. Por esta razón la dieta de los deportistas debe incluir pescados grasos y ser balanceada y nutritiva. Así pueden gozar de un buen funcionamiento en sus articulaciones, algo esencial para su óptimo desempeño.

Gracias a sus propiedades antioxidantes, elimina el efecto causado por los radicales libres, disminuyendo el riesgo de padecer cáncer. También previene la artritis, degeneración muscular, entre otros.

Riesgos y contraindicaciones del consumo de salmón

En los procesos de conservación, el salmón se puede salar, ahumar o congelar. Cuando esto sucede, aumenta su contenido de sal y puede ser perjudicial en casos de hipertensión arterial, cálculos renales o retención de líquidos.

Siguiendo la norma para cualquier carne cruda, el salmón debe cocinarse por lo menos 10 minutos, dependiendo de su grosor.

Hay que destacar que, aunque en algunos criaderos se usa pesticidas, no ha sido probado el hecho de que los pescados de estanques perjudiquen la salud por el uso de los mismos.

El consumo de salmón es muy agradable y, la mejor parte, ayuda a mejorar la condición de salud. Vale la pena incluirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más
Articulos