Vitamina D y la piel

La vitamina D se produce en la piel y al mismo tiempo la protege contra enfermedades cutáneas como el acné, la neurodermatitis, la psoriasis y el vitíligo.

Vitamina D y piel: una relación de dependencia mutua

A diferencia de la mayoría de las demás vitaminas, el organismo no puede depender de la ingesta de vitamina D a través de los alimentos, sino que puede producir esta vitamina por sí mismo en la piel. La luz solar suficiente es el único elemento que necesita nuestra piel para producir vitamina D.

Los rayos UV-B contenidos en los rayos solares permiten la producción de vitamina D en la piel mediante un proceso químico especial. A continuación, se transporta por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo.

Por lo tanto, la piel desempeña un papel importante en nuestro suministro de vitamina D. Por el contrario, la vitamina D también es esencial para la salud y la protección de la piel, y se ha demostrado que es muy eficaz contra una serie de enfermedades cutáneas.

El propósito de este artículo es ofrecer una visión de esta relación interdependiente entre la vitamina D y la salud de la piel.

Cómo actúa la vitamina D en la piel

La vitamina D actúa en el organismo como una hormona reguladora, cumpliendo toda una serie de funciones fundamentales. La piel también está sujeta a un suministro constante de vitamina D, ya que regula simultáneamente muchos procesos esenciales.

Vitamina D:

  • desempeña un papel importante en la renovación de la piel
  • es esencial para la curación
  • previene la inflamación
  • favorece la función inmunitaria de la piel
  • protege la piel contra los radicales libres
  • es eficaz contra muchas enfermedades de la piel
  • previene el cáncer de piel

En los siguientes párrafos veremos los mecanismos de acción de la vitamina D punto por punto, pero ya podemos afirmar que :

La vitamina D es fundamental para la conservación de la salud, la regeneración y la función de la piel, además de ayudar a mantener la piel firme, joven y elástica.

Síntesis de la vitamina D en la piel

La primera relación de interacción conocida entre la vitamina D y la piel es la síntesis corporal de vitamina D a través de la luz solar, que tiene lugar en las capas superiores de la epidermis. Por lo tanto, la salud de la piel es esencial para la producción adecuada de vitamina D.

La radiación UV-B contenida en la luz convierte una forma de colesterol en vitamina D3, que luego se transforma en el hígado y los riñones en la forma hormonalmente activa calcitriol.

La cantidad de vitamina D producida depende de varios factores. En primer lugar, la propia piel influye considerablemente en las circunstancias en las que se produce la vitamina D.

  • Cuanto más vieja y/o enferma esté la piel, menor será la capacidad de producir vitamina D. La capacidad de producir vitamina D disminuye casi un 75% con la edad, por lo que las personas mayores necesitan suplementos de vitamina D, también en verano.
  • Los protectores solares y la ropa larga interfieren en la producción de vitamina D.

Al mismo tiempo, hay muchos otros factores externos, relacionados con el entorno, que influyen en la síntesis de la vitamina D en la piel. La producción de vitamina D depende en particular de :

  • intensidad solar (índice UV)
  • nubosidad
  • ángulo de incidencia (depende del grado de latitud)

En principio, en nuestro grado de paralelismo, la producción de vitamina D en cantidades suficientes sólo es posible en verano, y únicamente entre las 10 y las 16 horas.

Vitamina D para una piel sana

Mientras que una piel sana es esencial para la producción de vitamina D, a la inversa, la vitamina D también es esencial para una piel sana. Así, la vitamina D desempeña un papel importante en los procesos de división y diferenciación celular. Esta función es de crucial importancia para la piel, ya que cada minuto deben renovarse unas 40.000 células cutáneas, proceso que depende directamente de la vitamina D.

Las células especiales de las capas superiores de la epidermis son las responsables de la renovación de la piel, se conocen como queratinocitos. La constante reposición de nuevas células es un proceso dependiente de la vitamina D, ya que ésta controla las sustancias mensajeras necesarias para ello.

Sin un suministro adecuado de vitamina D, la piel se vuelve más fina y seca, se forman arrugas y pierde gradualmente su función de barrera esencial contra los cuerpos extraños y los gérmenes.

La función reguladora de los queratinocitos de la vitamina D es tan importante que la vitamina D3 puede incluso transformarse en la hormona activa de la vitamina D de forma completamente autónoma, un proceso que de otro modo tiene lugar en el hígado y los riñones.

La piel necesita la vitamina D para renovarse y mantenerse fresca, flexible e hidratada, lo que es esencial para un aspecto saludable y un funcionamiento normal de la piel.

La piel: una barrera de defensa esencial

La piel es nuestro órgano más desarrollado y al mismo tiempo es nuestra barrera protectora más importante contra los cuerpos extraños y los agentes patógenos. Está perpetuamente expuesta a los virus y las bacterias y está en la vanguardia de las defensas del organismo. La vitamina D es esencial para mantener esta función de barrera en funcionamiento.

Como barrera, la vitamina D tiene varias funciones, a saber:

  • regula la formación de elementos esenciales para el funcionamiento óptimo de la barrera cutánea
  • ayuda a la piel a repeler las bacterias con la ayuda de los anticuerpos del cuerpo.
  • mantiene la microflora de la piel en buen estado de salud
  • protege las heridas contra la infección y la inflamación
  • favorece la cicatrización de la piel

En este contexto, uno de los mecanismos más importantes parece ser la regulación de los anticuerpos corporales pertenecientes a nuestro sistema inmunitario congénito, en particular la catelicidina. Este anticuerpo ayuda a repeler las bacterias presentes tanto en la piel como en las heridas abiertas, evitando así las infecciones. Además, la vitamina D reduce las reacciones inflamatorias de defensa y, de este modo, también favorece una rápida curación.

La vitamina D protege la piel

La vitamina D no sólo protege la piel gracias a su increíble acción antibacteriana, sino que también nos protege de las radiaciones nocivas debidas a la excesiva exposición al sol, así como de la influencia de los radicales libres.

Un exceso de luz solar y de radicales libres puede provocar el envejecimiento prematuro de la piel y la necrosis de sus células. En el peor de los casos, esto puede dar lugar a anomalías genéticas a partir de las cuales puede desarrollarse un cáncer de piel.

Aunque la luz solar directa es necesaria para la producción de vitamina D, al mismo tiempo protege contra los efectos negativos de los rayos UV nocivos. Actualmente se supone que la producción local de vitamina D activa en la piel y el bronceado de la misma son los principales mecanismos evolutivos responsables de la protección contra la radiación solar nociva y, por tanto, contra el cáncer de piel.

Además de la protección contra los rayos UV, la vitamina D también contribuye a la protección contra los radicales libres, que pueden dañar las células y el material genético.

Por ello, ahora parece que el uso excesivo de protectores solares elimina simultáneamente su propio medio esencial de protección del cuerpo y también desencadena todas las demás consecuencias de la deficiencia de vitamina D. Un equilibrio entre la producción suficiente de vitamina D y la protección de la piel es mucho más saludable para la piel y el organismo en general.

Vitamina D y enfermedades de la piel

Como resultado de las propiedades de la vitamina D anteriormente mencionadas, actualmente se está utilizando con éxito para el tratamiento de ciertas enfermedades de la piel, incluyendo :

  • Psoriasis
  • Neurodermatosis (dermatitis atópica)
  • Acné
  • Vitiligo (enfermedad de las manchas blancas)
  • Lupus eritematoso sistémico

Especialmente en presencia de enfermedades inflamatorias de la piel como la neurodermatosis y la psoriasis, la vitamina D ha demostrado su utilidad, ya que el origen de estas enfermedades se encuentra en una disfunción del sistema inmunitario.

La piel se defiende continuamente contra los virus, los hongos y las bacterias, lo que activa principalmente el sistema inmunitario congénito. Los péptidos antimicrobianos producidos en la piel forman parte de este proceso. Por un lado, luchan directamente contra los virus y las bacterias y, por otro, regulan las reacciones inflamatorias de defensa de la piel junto con diversos neurotransmisores, como las citoquinas.

En los pacientes con enfermedades inflamatorias de la piel, el equilibrio natural de estos péptidos y neurotransmisores se altera y se desarrollan reacciones inmunitarias excesivas, que se dirigen contra los propios tejidos del organismo.

Como hormona, la vitamina D regula precisamente estas reacciones inmunitarias y puede, como se supone actualmente, restablecer el equilibrio de los anticuerpos. Este proceso explica en gran medida el éxito del tratamiento con rayos UV para tratar estas enfermedades de la piel, que se ha aplicado durante años sin que se conozca el mecanismo exacto de acción.

La vitamina D y la psoriasis

La vitamina D en el tratamiento de la psoriasis ha sido objeto de innumerables investigaciones y ensayos. La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, desencadenada por una reacción autoinmune. El cuerpo ataca por error a sus propias células de la piel, concretamente a los queratinocitos antes mencionados.

El ciclo completo de las células de la piel se acorta de cuatro semanas a unos 4 días. El resultado es la aparición de infecciones cutáneas de diversa gravedad, con manchas rojas inflamadas y escamas plateadas que provocan especial picor y tirantez.

Buscar
Comprar Vitamina D 

La vitamina D tiene considerables propiedades antiinflamatorias y, gracias a su función hormonal, puede contrarrestar las reacciones inmunitarias que se han evitado y, por tanto, frenar la psoriasis.

Vitamina D para la psoriasis: ¿en forma oral o en crema?

En la actualidad, la vitamina D se aplica principalmente en forma de crema en los casos de psoriasis, pero varios tipos de terapia de luz y la luz solar también contribuyen a aliviar los síntomas de la psoriasis mediante la producción de vitamina D.

Los análogos de la vitamina D fabricados artificialmente se utilizan en parte para sustituir a la vitamina D real, pero éstos no tienen ningún efecto sobre las reservas de calcio y, por tanto, se dosifican más. Su idoneidad es controvertida, ya que los efectos secundarios pueden producirse en muy pocas ocasiones. (19) Además, la forma hormonalmente activa también se administra directamente como ingrediente activo.

Sin embargo, en algunos estudios, la vitamina D oral ha demostrado ser muy eficaz en el tratamiento de la psoriasis, y es probablemente la mejor opción de tratamiento disponible en la actualidad. En este contexto, también se ha demostrado que los pacientes con psoriasis sufren con frecuencia una deficiencia de vitamina D, y que la gravedad de los síntomas aumenta con la severidad de la deficiencia.

La luz solar y las lámparas especiales de rayos UV también pueden mejorar la psoriasis al aumentar los niveles de vitamina D.

A pesar de su excelente eficacia contra la psoriasis, la vitamina D oral es una opción de tratamiento que ahora está casi, erróneamente, olvidada, como nos recuerda un estudio de 2011.

«La vitamina D como tratamiento tópico se ha convertido en uno de los principales pilares del tratamiento de la psoriasis vulgar. Por otro lado, la vitamina D por vía oral es una opción muy olvidada. Sin embargo, una revisión de la literatura sobre la vitamina D como tratamiento de la psoriasis muestra que es notablemente eficaz. La vitamina D por vía oral es asequible y fácil de conseguir. Sigue siendo una opción adecuada para el tratamiento de la psoriasis, que no debe dejarse de lado».

Este estudio sugiere que los niveles óptimos de vitamina D son especialmente beneficiosos para los pacientes de psoriasis, ya que reducen significativamente el uso de fármacos invasivos como la cortisona.

Vitamina D y neurodermatosis

En la neurodermatosis, la vitamina D también ha demostrado ser eficaz y un estudio de 2012 concluyó que: «La vitamina D oral ha demostrado causar una mejora drástica en la progresión de la neurodermatosis.» Numerosos estudios han llegado a la misma conclusión, como un informe de 2013, por ejemplo.

Por desgracia, la causa de la neurodermatitis sigue siendo incierta hasta el día de hoy. Al igual que en la psoriasis, parece que una disfunción de la barrera cutánea y un trastorno de los queratinocitos conducen a una reacción inmunitaria, durante la cual la distribución de neurotransmisores (citoquinas) que promueven la inflamación es excesiva.

La vitamina D también ayuda a regular las citoquinas y los péptidos antimicrobianos que contienen las reacciones inflamatorias y, por tanto, alivian los síntomas.

Al igual que en el caso de la psoriasis, también se ha demostrado que, en el caso de la neurodermatosis, cuanto más grave es la carencia de vitamina D presente en casi todos los pacientes de neurodermatosis, más difícil es resolver los síntomas. Un estudio ha demostrado que la administración de suplementos de vitamina D puede reducir significativamente la aparición de brotes de neurodermatosis en invierno.

Vitamina D para el acné y la piel grasa

El acné es la enfermedad de la piel más extendida en el mundo y afecta a miles de millones de personas. Cuando nos referimos al acné, se trata de un trastorno de las glándulas sebáceas encargadas de conservar la humedad de la piel. Una obstrucción de estas glándulas y una invasión de bacterias desencadenan los síntomas conocidos del acné.

Teniendo en cuenta la importancia primordial de la enfermedad, la situación relativa a la vitamina D y el acné es especialmente extraña. Ya en 1933 se realizaron los primeros estudios sobre el tratamiento del acné con vitamina D, con resultados fenomenales. En el 90% de los sujetos, la textura de la piel pudo mejorar en un 80%. Un estudio similar realizado unos 5 años más tarde llegó a la misma eufórica conclusión.

Sorprendentemente, desde entonces no se han publicado más estudios sobre el tema. Al mismo tiempo, una búsqueda en Internet realizada en lengua inglesa, conduce a miles de historias de éxito eufóricas, pero también a varios blogs dedicados enteramente a este tema y que recogen multitud de historias de éxito.

Sin embargo, las razones para estar de acuerdo en que la vitamina D podría ayudar con el acné no son sólo el resultado de estas historias de éxito.

  • Hormonal: El acné se produce con frecuencia durante los desequilibrios hormonales. La vitamina D actúa como una hormona esteroidea y regula muchas otras hormonas.
  • Inflamación: El acné es una inflamación de la piel. Como se ha descrito anteriormente, la vitamina D reduce la inflamación.
  • Sistema inmunitario: el acné está causado por ciertas bacterias. La vitamina D es esencial para combatir estas bacterias en la piel.
  • Glándulas sebáceas: La vitamina D regula las glándulas sebáceas, que desempeñan un papel importante en el desarrollo del acné.

Aunque la investigación es actualmente escasa, la experiencia práctica y los numerosos índices hablan a favor de la considerable eficacia de la vitamina D en el acné.

Vitamina D y vitíligo

El vitíligo es otra enfermedad (también conocida como enfermedad de las manchas blancas) contra la que la vitamina D ha mostrado resultados impresionantes. Como su nombre indica, se trata de un trastorno de la pigmentación que provoca la aparición de manchas blancas en la piel.

Todavía no se conocen las causas exactas, pero se supone que los melanocitos responsables de la pigmentación de la piel son destruidos por la autoinmunidad.

La vitamina D preserva la melanina en la piel y regula la activación, formación y distribución de los melanocitos. Además, la acción de la vitamina D como antioxidante parece ser de especial importancia en el caso del vitíligo, ya que en presencia de esta enfermedad, los radicales libres de oxígeno se producen en la piel de forma excesiva.

Una deficiencia de vitamina D podría ser el desencadenante de la enfermedad del vitíligo, aunque no existe un consenso científico al respecto. Sin embargo, se ha demostrado que el vitíligo va acompañado de niveles bajos de vitamina D. Todavía se desconoce si esta deficiencia provoca la aparición de la enfermedad y cómo lo hace.

La vitamina D y los análogos de la vitamina D se utilizan con éxito para el tratamiento de la enfermedad del vitíligo, principalmente en forma de crema, al igual que en el tratamiento de otras enfermedades de la piel. Hasta qué punto la vitamina D por vía oral puede prevenir y curar la enfermedad es una cuestión que todavía no se ha dilucidado del todo.

Vitamina D y lupus eritematoso sistémico

El lupus eritematoso sistémico es también una enfermedad autoinmune que se produce, entre otras cosas, como consecuencia de la carencia de vitamina D. Está ampliamente demostrado que las alteraciones importantes del metabolismo de la vitamina D pueden desencadenar la enfermedad. La función de los receptores de vitamina D se ve afectada por el llamado polimorfismo.

El lupus eritematoso sistémico puede tratarse muy bien con vitamina D, como han demostrado algunos estudios. En algunos casos, dosis suficientes pueden proporcionar una supresión completa de los síntomas.

El tratamiento de la enfermedad es fundamental, ya que el lupus cutáneo se extiende a otros órganos y puede convertirse en una enfermedad sistémica grave.

Cáncer de piel por vitamina D: ¿amigo o enemigo?

La relación entre la vitamina D y el cáncer de piel es especialmente delicada. De hecho, el daño celular resultante de la radiación UV se considera actualmente la principal causa del cáncer de piel. El grado exacto de radiación UV responsable del desarrollo del cáncer de piel es también responsable de la producción de vitamina D.

Por eso se recomienda evitar el contacto directo con el sol durante las horas de la comida y utilizar constantemente protección solar. Estas medidas de protección han provocado simultáneamente una reducción drástica de la producción de vitamina D, causa directa de la deficiencia de esta vitamina.

Al mismo tiempo, la viabilidad de la teoría de los rayos UV en su versión actual sigue siendo controvertida, ya que cada vez surgen más estudios que afirman precisamente lo contrario, indicando en particular que cuanto mayor es la cantidad de sol absorbida, más rara es la aparición del cáncer de piel.

Por otra parte, la vitamina D reduce claramente el riesgo de cáncer de piel, aunque el mecanismo de acción aún no se conoce con precisión. El mecanismo de acción de la vitamina D contra la radiación UV explicado anteriormente es sin duda un elemento central. En general, la vitamina D hace que la piel sea menos sensible a la radiación ultravioleta y evita que se dañen las células y el ADN.

Con el aumento de las investigaciones sobre la importancia de la vitamina D para la salud y sus propiedades para combatir el cáncer, ahora es seguro que evitar el sol por completo y aplicar protectores solares en una gran superficie de la piel conlleva riesgos considerables para la salud.

Por esta razón, algunos investigadores promueven ahora la idea de que una exposición cuidadosa al sol puede proteger la piel del cáncer, mientras que otros, como en el pasado, siguen abogando por evitar el contacto con el sol y por el uso de suplementos de vitamina D.

Resumen de la vitamina D y la piel

La vitamina D y la piel están estrechamente relacionadas. Si bien la salud de la piel es una condición para la producción de vitamina D, ésta también tiene un potencial considerable para tratar y mantener la salud de la piel.

Unos niveles óptimos de vitamina D y un comportamiento responsable ante el sol son esenciales para la salud en general.

Buscar
Comprar Vitamina D 

Te puede Interesar

Deja un comentario