¿Qué enfermedades se pueden prevenir o tratar con vitamina D?

Vitamina D y enfermedades: ¿Qué enfermedades se pueden prevenir o tratar con vitamina D? Las propiedades preventivas y curativas de la vitamina D.

Vitamina D: una causa, muchas enfermedades

La vitamina D actúa en el cuerpo como una hormona, regulando más de 2000 genes, así como muchos procesos fisiológicos. Una deficiencia de vitamina D provoca un mal funcionamiento en la regulación del organismo de estos diversos procesos.

Este fenómeno favorece considerablemente la aparición de toda una serie de enfermedades. A diferencia de la mayoría de las demás vitaminas, que suelen intervenir en un proceso metabólico concreto, esta vitamina influye en todo el funcionamiento del organismo gracias a su función de hormona reguladora.

Vitamina D y enfermedades

Como resultado, esta función fundamentalmente importante de la vitamina D no está asociada a una sola enfermedad, sino a una multitud de enfermedades muy diferentes. De hecho, una deficiencia de vitamina D desencadena una cascada de cambios importantes en el organismo, que tienen muchas probabilidades de provocar la aparición de diversos síntomas y afecciones graves.

¿Es la deficiencia de vitamina D una causa o una consecuencia de la enfermedad?

Actualmente se acepta con certeza que una amplia gama de enfermedades están causadas por niveles bajos de vitamina D. Si los niveles bajos de vitamina D son una causa o una consecuencia de estas afecciones sigue siendo objeto de un intenso debate en la comunidad científica.

Sin embargo, muchas de estas enfermedades se están investigando actualmente para determinar exactamente cuáles son los mecanismos bioquímicos de acción por los que la deficiencia de vitamina D promueve el desarrollo de estas enfermedades. Por esta razón, existe una alta probabilidad de que la deficiencia de vitamina D sea realmente la causa del desarrollo de estas enfermedades.

En la mayoría de los casos se produce un círculo vicioso: las enfermedades asociadas a la carencia de vitamina D actúan de tal manera que las personas afectadas se vuelven menos activas y también reciben menos luz solar, lo que agrava aún más la carencia.

La vitamina D en la prevención de enfermedades

Durante estas acaloradas discusiones, también se debate entre los científicos la utilidad preventiva de la vitamina D. Mientras que la mayoría de los científicos exigen actualmente la realización de pruebas periódicas de vitamina D, y también piden la sustitución de la población en general, el segundo grupo no lo ve necesario.

Es probable que el reconocimiento general de la utilidad preventiva de la vitamina D se acepte cuando los estudios de referencia a largo plazo puedan demostrar que la enfermedad puede prevenirse con niveles elevados de vitamina D. Las primeras conclusiones de estos estudios no estarán disponibles hasta dentro de unos años. Los estudios realizados hasta ahora trabajan con dosis de vitamina D y el diseño de los estudios no está, por desgracia, adaptado para permitir sacar conclusiones utilizables y adecuadas.

Sin embargo, ya hay pruebas de que muchas enfermedades se distribuyen geográficamente en función del índice UV, por lo que el número de enfermedades y su intensidad aumentan considerablemente en las zonas con poco sol. Esto es un serio indicio de la importante función causal y la tremenda eficacia preventiva de la vitamina D. Incluso en ausencia de estudios, y gracias a la densidad de los indicadores disponibles, la acción preventiva generada por los niveles óptimos de vitamina D en una serie de afecciones es ahora ampliamente aceptada.

La vitamina D en el tratamiento de enfermedades

Las prácticas terapéuticas, aplicadas como parte de los tratamientos, lamentablemente van unos años por detrás de las conclusiones científicas actuales. Desde el punto de vista de las facultades de medicina, todavía no existe ninguna enfermedad para la que la vitamina D pueda considerarse un tratamiento terapéutico eficaz, aparte del raquitismo. Por otro lado, varios estudios de casos, pero también de intervención, realizados en más de 70 enfermedades, han informado de un éxito parcial con el tratamiento de la vitamina D, como se verá más adelante en el artículo.

En el campo de la medicina alternativa, la vitamina D ya se utiliza con éxito para tratar diversas enfermedades. La vitamina D ha demostrado un enorme éxito en la curación, especialmente en el ámbito de las enfermedades autoinmunes.

Vitamina D: la analogía con el aceite de motor

Aparte de las enfermedades autoinmunes, actualmente se está estudiando el uso terapéutico de la vitamina D en una amplia gama de afecciones. Una analogía fácilmente comprensible, utilizada con frecuencia en este sentido, es la comparación de la vitamina D con el aceite de motor.

Cuando un vehículo se conduce durante mucho tiempo con una cantidad insuficiente de aceite, algunas partes del motor pueden resultar dañadas. Por lo tanto, comprobar el nivel de aceite regularmente es una medida preventiva para reducir el riesgo de daños en el motor.

Sin embargo, si el motor está dañado por falta de aceite, puede que no sea posible repararlo con un simple rellenado de aceite. Por lo tanto, el aceite de motor es adecuado para la prevención, pero no es adecuado para la reparación (tratamiento) de los daños del motor.

Probablemente, la vitamina D se comporta de forma similar: está indicada exclusivamente para la prevención de determinadas enfermedades, ya que los daños causados no pueden tratarse sólo con vitamina D.

Sin embargo, el desarrollo de algunas otras enfermedades se debe mucho más a un trastorno del metabolismo de la vitamina D. Esto se debe a que las personas afectadas son resistentes a las cantidades habituales de vitamina D debido a un trastorno metabólico heredado. En ese caso, se necesitan cantidades significativamente mayores para mantener una buena salud. Para usar una analogía con el aceite de motor, esto puede compararse con una fuga en el tubo de aceite.

El nivel de aceite debe rellenarse con mucha más frecuencia para evitar daños en el motor. Estas enfermedades pueden tratarse con vitamina D.

Vitamina D: genética y patologías

Además de una deficiencia real de vitamina D, también existe una deficiencia funcional, a menudo hereditaria. Actualmente se sabe que toda una serie de genes influyen en el metabolismo de la vitamina D, ya que éstos provocan cambios en los receptores de vitamina D, en las moléculas de transporte, pero también en las enzimas necesarias para la conversión de la vitamina D.

Se ha demostrado que ciertas enfermedades crónicas suelen ir acompañadas de una genética característica, incluidos los receptores de vitamina D polimórficos, que interfieren en la utilización del calcio.

Los individuos que se encuentran en esta situación necesitan un nivel de vitamina D en sangre significativamente más alto para poder realizar correctamente sus funciones en el organismo, y estas circunstancias pueden explicar la relación entre la vitamina D y muchas enfermedades.

Vitamina D y enfermedad: el estado de la investigación actual

La siguiente tabla ofrece ejemplos de algunas enfermedades que se han investigado por su relación con la vitamina D.

Pruebas suficientes Asociadas a Supuesta relación
-Asma (T, P)
-Hipertensión (T, B)
-Cáncer de mama (P)
-Depresión (T, P)
-Diabetes tipo 1 (P)
-Diabetes tipo 2 (T)
-Influenza (P, T)
-Insuficiencia cardíaca (P)
-Trastornos cognitivos (P)
-Lupus (T)
-Esclerosis múltiple (T, P)
-Insuficiencia renal (T)
-Osteomalacia (T, P)
-Osteoporosis (T, P)
-Cáncer de próstata (P, T)
-Psoriasis (T)
-Vitiligo (T)
-Rickets (T, P)
-Artritis reumatoide (T)
-Tuberculosis (P, T)
-Salud dental (T, P)
-Fibrosis quística (T)
-Miastenia gravis (T, P)
-Síndrome de Guillain-Barré/GBS
-Polirradiculoneuropatía inflamatoria crónica desmielinizante/CIDP
-Enfermedad de Crohn (T)
-Colitis ulcerosa (T)
-ALS (P)
-Alergias (P)
-Alzheimer (T, P)
-Autismo (T, P)
-Fatiga crónica (T)
-Varias formas de cáncer (P)
-Fibromialgia (B)
-HIV (T)
-Síndrome metabólico (P, T)
-Neurodermatosis (P, T)
-Parkinson (P, T)
Síndrome del intestino irritable (T, P)
-Acné (T)
-Esteatosis hepática (T)
-Pérdida de audición (P)
-Shingles (P)
T= TRATAMIENTO / P= PREVENCIÓN

La vitamina D y las enfermedades del sistema inmunitario

La regulación del sistema inmunitario es una de las principales funciones de la vitamina D. En este ámbito, la vitamina D también tiene una función polivalente:

Mecanismo de la vitamina D Efecto
Regula la distribución de los anticuerpos Regula la distribución de la catelicidina, así como de otros anticuerpos que combaten los virus, las bacterias y los hongos. Previene las infecciones y puede tratarlas parcialmente.
Sirve para el reconocimiento de patógenos Ayuda a detectar y controlar los agentes patógenos e infecciosos.
La vitamina D regula la respuesta inmunitaria La vitamina D regula al máximo los procesos inflamatorios y de defensa autoinmune. De este modo, previene la inflamación crónica y las reacciones autoinmunes y también puede tratarlas en parte.

La función principal de la vitamina D ha sido ampliamente investigada

 Se ha demostrado que la vitamina D desempeña un papel esencial en las infecciones bacterianas y víricas. Así, la vitamina D ayuda a prevenir y tratar la gripe (viral). También ha demostrado ser muy eficaz en casos de infecciones bacterianas graves, como la tuberculosis.

Sin embargo, la función que desempeña la vitamina D en la regulación de los procesos inflamatorios es mucho más esencial. En pocas palabras, garantiza que el sistema inmunitario no reaccione de forma exagerada. La deficiencia de vitamina D o la resistencia hereditaria a la vitamina D conducen a un proceso inflamatorio excesivo, que se manifiesta en la inflamación crónica y las enfermedades autoinmunes. En la actualidad, la vitamina D se asocia a multitud de enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple, la inflamación crónica del intestino, la diabetes de tipo 1 y la artritis.

En este ámbito, la vitamina D también tiene un importante efecto preventivo: en presencia de enfermedades del sistema inmunitario, los niveles de vitamina D son la causa de muchos factores de riesgo. Numerosos estudios han demostrado que la ingesta de vitaminas en los primeros años después del nacimiento tiene una influencia dramática en el desarrollo del sistema inmunitario y en la aparición de muchas enfermedades autoinmunes.

Buscar
Comprar Vitamina D 

La esclerosis múltiple

Al igual que otras enfermedades autoinmunes, puede tratarse con éxito con vitamina D e incluso detener la progresión de la enfermedad. Gracias al llamado protocolo de Coimbra, es posible eliminar ciertos síntomas en el 95% de las enfermedades autoinmunes, incluida la esclerosis múltiple.

Las enfermedades autoinmunes que ahora se asocian definitivamente a la vitamina D son las siguientes:

  • Gripe, resfriados, enfermedades respiratorias
  • Asma
  • Esclerosis múltiple
  • Diabetes tipo 1
  • Artritis reumatoide
  • Psoriasis
  • Vitiligo
  • Lupus eritematoso
  • Miastenia gravis
  • Síndrome de Guillain-Barré/GBS
  • Polirradiculoneuropatía desmielinizante crónica/CIDP
  • Enfermedad de Crohn
  • Colitis ulcerosa

La vitamina D y las enfermedades relacionadas con las reservas minerales

La eficacia de la vitamina D sobre las reservas minerales es casi conocida, por lo que sólo merece una breve referencia a este tema.

Mecanismo de la vitamina D Efecto
La vitamina D regula la absorción de calcio y fosfato en el intestino. La vitamina D garantiza un aporte óptimo de calcio y fosfatos y evita que se movilicen las cantidades contenidas en los huesos. Mantiene sanos los huesos, los dientes y los músculos, y también favorece las funciones celulares.

En ausencia de vitamina D, los dos nutrientes, el calcio y el fosfato, no pueden ser absorbidos a través de la dieta, por lo que el cuerpo comienza a desprenderlos de los huesos para mantener niveles estables en la sangre. La estabilidad de los niveles de calcio es de especial importancia, ya que además de la construcción de los huesos, el calcio también desempeña un papel esencial en el proceso de comunicación celular y regula de forma significativa las funciones musculares.

Las enfermedades óseas, como el raquitismo en los niños o la osteomalacia y la osteoporosis en los adultos, se producen como consecuencia de la carencia de vitamina D. Todas estas enfermedades se pueden prevenir, pero también se pueden curar parcialmente con la vitamina D.

La considerable influencia de la vitamina D en la salud dental

Es un fenómeno mucho menos conocido. El esmalte de los dientes es el tejido más mineralizado del cuerpo y está formado por calcio y fosfato, como los huesos. Al igual que los huesos, la carencia de vitamina D provoca una inframineralización de los dientes, lo que hace que el esmalte dental sea extremadamente frágil.

También se ha observado que las células del cuerpo que producen el esmalte dental, y por tanto la dentina subyacente, contienen receptores de vitamina D, lo que implica que la vitamina D es eficaz para la salud dental.

La vitamina D ha demostrado ser especialmente eficaz en la prevención de la caries, la periodontosis y la gingivitis.

Entre las enfermedades asociadas a la deficiencia de vitamina D en esta zona se encuentran las siguientes:

  • Raquitismo
  • Osteomalacia
  • Osteoporosis
  • Caries
  • Periodontosis
  • Gingivitis

La vitamina D y las enfermedades del sistema nervioso central

La vitamina D es esencial para la protección y conservación de los nervios y el cerebro. En este ámbito, la vitamina D cumple varias funciones simultáneamente.

Mecanismo de la vitamina D Consecuencia
La vitamina D regula la producción de neurotrofinas Las neurotrofinas regulan la conexión del cerebro y preservan las conexiones neuronales. Por lo tanto, es esencial para construir y preservar las conexiones neuronales.
La vitamina regula la síntesis de neurotransmisores esenciales Los neurotransmisores son las sustancias mensajeras del sistema nervioso central. Por lo tanto, la vitamina D es esencial para la difusión de señales químicas dentro del sistema nervioso central, que influyen en el estado de ánimo y las capacidades cognitivas.
La vitamina D regula la homeostasis del calcio intracelular El calcio es una sustancia mensajera celular esencial. La vitamina D desempeña entonces un papel importante en el proceso de difusión de las señales celulares.
Regula los principales antioxidantes (por ejemplo, el glutatión). Protege los nervios del daño oxidativo.
La vitamina D reduce la inflamación de los nervios y el cerebro La vitamina D protege los nervios y mantiene la salud nerviosa.

Debido a su función predominante de protección de los nervios, la vitamina D se relaciona actualmente con casi todas las enfermedades relacionadas con el sistema nervioso central. Asimismo, casi todas estas enfermedades van acompañadas de niveles bajos de vitamina D.

Se supone que la deficiencia de vitamina D durante el embarazo o en los recién nacidos es un importante factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades nerviosas, así como para el desarrollo cerebral. La vitamina D también es esencial para el desarrollo y la conexión óptimos del cerebro, por lo que desempeña un papel importante en las capacidades cognitivas.

Tiene una función preventiva

Por lo tanto, la deficiencia de vitamina D a largo plazo parece contribuir significativamente al desarrollo de muchas enfermedades del sistema nervioso central. El tratamiento no siempre es posible, ya que la aparición de daños nerviosos no es necesariamente irreversible en parte.

Sin embargo, la vitamina D puede ralentizar significativamente la progresión de la enfermedad y evitar así la siguiente fase de avance. Esta afirmación es actualmente objeto de investigación con resultados prometedores, sobre todo en la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer, la ELA, el autismo y la fibromialgia. (ver fuentes más abajo).

  • Enfermedad de Parkinson
  • Autismo
  • Demencia
  • Alzheimer
  • Fibromilagia
  • Esclerosis lateral amiotrófica.

Enfermedades mentales

La influencia de la vitamina D en diversas enfermedades mentales es también uno de los efectos mencionados anteriormente . Los mecanismos de acción subyacentes se superponen a los efectos de la vitamina D mencionados anteriormente:

Mecanismo de la vitamina D Consecuencia
Regula el desarrollo del cerebro Es responsable de la conexión y formación del cerebro.
Regula la síntesis de hormonas y neurotransmisores. Influye en muchas sustancias mensajeras, que a su vez influyen en las capacidades cognitivas, la percepción y el estado de ánimo.

La deficiencia de vitamina D durante el embarazo, pero también durante las primeras etapas del desarrollo infantil, se considera un factor de riesgo crucial en la aparición de la depresión y el desarrollo de la esquizofrenia. Aproximadamente el 97% de las personas con esquizofrenia tienen un déficit de vitamina D (

Puede desempeñar un papel en el tratamiento de estas enfermedades

Sin embargo, se han publicado muy pocos estudios sobre este tema. (En algunos estudios se ha demostrado que la vitamina D mejora los síntomas de la depresión, pero el estado actual de los estudios es en general bastante confuso.

También cabe destacar la eficacia de la vitamina D en los niños con déficit de atención/hiperactividad. De hecho, según varios estudios de casos, se ha conseguido una clara mejora gracias a la vitamina D.

Las enfermedades de esta categoría, que se asocian a la vitamina D :

  • Depresión
  • Esquizofrenia
  • Psicosis
  • Trastornos bipolares
  • ADHS

Vitamina D y cáncer

La deficiencia de vitamina D también está relacionada con el desarrollo de los cánceres de Krebs. La vitamina D regula varios procesos que son de especial importancia en el desarrollo de los cánceres.

Mecanismo de la vitamina D Consecuencia
Controla la división y el ciclo celular Detiene la progresión y el crecimiento de las células malignas.
Regula la muerte celular  Provoca la muerte celular en las células cancerosas malignas.
Favorece la diferenciación celular Puede transformar las células cancerosas en tipos de células menos dañinas.
Regula una multitud de enzimas celulares y glicoproteínas esenciales (por ejemplo, la cadherina y la metaloproteasa). Detiene la propagación a las células sanas y la metástasis de los tumores cancerosos.
Refuerza la membrana celular y el sistema inmunitario. Previene el daño celular y la inflamación, un punto de partida común para el desarrollo de enfermedades cancerosas.
Regula la angiogénesis (crecimiento del sistema capilar) Impide que los tumores puedan formar el sistema capilar que necesitan para sobrevivir.

Como resultado de la amplia investigación actual sobre la relación entre la vitamina D y ciertas enfermedades

La deficiencia de vitamina D se clasifica ahora como un factor de riesgo importante para el desarrollo del cáncer. Los estudios realizados sobre las distintas formas de cáncer son significativamente diferentes.

El cáncer intestinal muestra el mayor grado de correlación

Todavía no se ha demostrado una relación entre los niveles de vitamina D y el cáncer de mama y de próstata, a pesar de los diversos mecanismos moleculares conocidos, como la acción preventiva de la vitamina D contra estos tipos de cáncer.

Los estudios en animales

Han arrojado resultados impresionantes al demostrar que la vitamina D puede inhibir el desarrollo y la progresión de los cánceres en los animales, pero también mejora significativamente las posibilidades de supervivencia. Se ha demostrado que la vitamina D detiene o retrasa el crecimiento de los tumores. Este es un indicio prometedor de que, además de sus funciones preventivas, la vitamina D puede desempeñar un papel importante en el tratamiento de los cánceres.

También es interesante observar que la frecuencia de aparición del cáncer se distribuye geográficamente en función de la intensidad de la radiación UV. De hecho, en las zonas con poco sol, los cánceres se producen con mucha más frecuencia, por lo que la relación es casi lineal.

Resumen  y  enfermedades

La vitamina D regula una multitud de genes y procesos, la vitamina D influye en un número fenomenal de procesos, éstos aún no han sido objeto de una investigación científica en profundidad. Cada año se descubren y describen nuevos mecanismos, por lo que actualmente es imposible establecer un límite final.

La deficiencia de vitamina D tiene sin duda una influencia considerable en la salud y conduce al desarrollo de patologías graves. Los científicos están investigando seria y activamente hasta qué punto puede utilizarse la vitamina D con fines terapéuticos. Ya se han obtenido resultados impresionantes, especialmente en el campo de las infecciones autoinmunes.

En resumen, la vitamina D se considera un elemento esencial y fundamental para la salud, cuyo alcance y potencial apenas se está empezando a comprender y considerar.

Buscar
Comprar Vitamina D 

Te puede Interesar

Deja un comentario