Síntomas de carencia de Vitamina D Prevención y Control

Síntomas de la carencia de vitamina D: detectar y prevenir la carencia de vitamina D. ¿Cuáles son las consecuencias para la salud a largo plazo?

Deficiencia de vitamina D y sus síntomas

Entre otras vitaminas, la vitamina D es de especial importancia. De hecho, es directamente la forma preliminar de una hormona esencial, que regula muchos procesos en nuestro cuerpo.

Durante mucho tiempo se consideró que las funciones de la vitamina D3 se limitaban exclusivamente a la regulación del metabolismo del calcio y el fósforo y, por tanto, a la conservación de la salud ósea. Qué sorpresa cuando se supo que casi todas las células de nuestro cuerpo tienen receptores de vitamina D y que ésta es el punto de partida para el funcionamiento de cada célula.

Dentro de las células de nuestro cuerpo, la vitamina D regula la expresión de más de 2000 genes. Por lo tanto, desempeña un papel importante en la distribución de muchas otras sustancias, influyendo así en prácticamente todos los ámbitos de nuestra salud. La vitamina D interviene en innumerables procesos fisiológicos, desde la salud de los órganos y el sistema cardiovascular, hasta el sistema inmunitario, los músculos, los nervios y el cerebro.

Por ello, las consecuencias a largo plazo de la carencia de vitamina D son muy numerosas y afectan a prácticamente todos los ámbitos de la salud. No todas estas consecuencias tardías se deben explícitamente a la vitamina D. Por lo tanto, sólo deben tratarse aquellos síntomas cuyo origen sea ahora claramente atribuible a la vitamina D y cuyos mecanismos de acción se conozcan con la punta de los dedos.

Resumen de los síntomas de la carencia de vitamina D:

Dominio Síntomas
Salud celular -Falta de energía
-Fatiga
-Trastornos de concentración
-Cambios de humor
-Vertigo
-Dolores de cabeza
-Muerte prematura
Hueso -Rickets
-Osteoporosis (atrofia ósea)
-Osteomalacia (reblandecimiento del hueso)
-Aumento del riesgo de fracturas
Sistema inmunológico -Inmunodeficiencia
-Susceptibilidad a la infección
-Enfermedades respiratorias
-Enfermedades autoinmunes (por ejemplo, esclerosis múltiple, psoriasis)
Sistema cardiovascular -Trastornos del ritmo cardíaco
-Problemas de circulación sanguínea
-Diabetes mellitus
Músculos -Debilidad muscular
-Dolores musculares
Nervios y cerebro -Dolores nerviosos
-Patologías neurológicas
-Depresión
-Demencia

¿Qué debo hacer si tengo síntomas causados por la deficiencia de vitamina D?

Prueba

Dado que algunos de los síntomas mencionados también pueden producirse cuando hay una deficiencia de otros nutrientes, se recomienda un análisis de sangre de vitamina D. Esto puede llevarse a cabo en el médico, pero también puede hacerlo uno mismo con la ayuda de un kit especial, que puede pedirse directamente en Internet.

Tratamiento

En función de los resultados de la prueba, el tratamiento puede llevarse a cabo de diferentes maneras.

En el caso de un nivel ligeramente bajo, la asimilación de un complemento alimenticio es más que suficiente.

Cuando tenemos niveles extremadamente bajos, es necesario un tratamiento inicial con una dosis alta para aumentar rápidamente los valores en sangre.

Suplementos adecuados

Los suplementos que combinan la vitamina D3 y la vitamina K2 son recomendables como complemento alimenticio global, ya que estas dos vitaminas actúan en estrecha correlación.

La vitamina D y la salud celular

Como se ha mencionado anteriormente, la vitamina D regula alrededor de 2000 genes dentro de nuestras células, que son innegablemente necesarios durante varios procesos fisiológicos. Por ello, uno de los principales síntomas debidos a la carencia de vitamina D es el deterioro de la salud celular que, a largo plazo, contaminará y atacará los órganos.

En este contexto, la acción de la vitamina D puede compararse con el funcionamiento de un coche cuyo motor se pone en marcha sin aceite: aunque el coche funcionará durante un tiempo más, el desgaste se acelera considerablemente y a largo plazo conduce a la destrucción prematura del vehículo.

Del mismo modo, la carencia de vitamina D se considera una de las principales causas de muerte prematura y algunos especialistas sugieren incluso que unas 18.000 personas mueren prematuramente en Alemania cada año como consecuencia de la carencia de vitamina D. Sin embargo, este punto de vista drástico sigue siendo algo controvertido, ya que en algunos casos los niveles bajos de vitamina D también pueden ser consecuencia de una enfermedad.

Síntomas de carencia de vitamina D en la salud celular

La existencia de la vitamina D se descubrió a través de su síntoma más famoso, la enfermedad ósea llamada raquitismo, una enfermedad muy extendida entre los niños. El raquitismo es una consecuencia directa de la carencia de vitamina D, que provoca graves problemas de crecimiento y severas malformaciones óseas.

Dado que la mayoría de los huesos no están completamente formados hasta que cumplimos 20 años, los efectos de la carencia de vitamina D son especialmente devastadores. Sin embargo, a medida que envejecemos, la carencia de vitamina D también tiene efectos negativos sobre la salud ósea, cuyos principales síntomas son la osteoporosis (atrofia ósea) y la osteomalacia (reblandecimiento de los huesos).

Los importantes efectos de la vitamina D en la salud de los huesos se deben al papel de la vitamina D en la regulación de la absorción del calcio y el fósforo. Estos dos nutrientes son los elementos más importantes para el desarrollo del organismo. La carencia de vitamina D también hace que la deficiencia de calcio se desarrolle lo más rápidamente posible, ya que sin vitamina D, el calcio no se puede asimilar en cantidades suficientes a través de la dieta. El cuerpo trata de compensar esta carencia requisando el calcio de los huesos, lo que conduce a su desmineralización. Como resultado, los huesos se vuelven blandos y frágiles a largo plazo, lo que puede conducir a un aumento de las fracturas óseas, especialmente con la edad.

Síntomas en el sistema inmunológico

Debido a sus propiedades de regulación celular, la vitamina D tiene una influencia considerable en el sistema inmunitario. Por ello, uno de los síntomas de la carencia de vitamina D es una intensa susceptibilidad a las infecciones, síntoma que se hace especialmente patente en el periodo invernal, cuando la producción de vitamina D a través de la luz solar se reduce considerablemente.

Buscar
Comprar Vitamina D 

La vitamina D regula inmediatamente la absorción de varios antibióticos, también regula las defensas inmunitarias de todos los grupos de edad de la población. Posteriormente, puede provocar la aparición frecuente de síntomas parecidos a los de la gripe, sobre todo de enfermedades respiratorias. Actualmente es bien conocido su papel protagonista en el desarrollo de muchas enfermedades autoinmunes. Por ejemplo, la acción de la vitamina D en la enfermedad autoinmune comúnmente conocida como esclerosis múltiple es objeto de muchas investigaciones. Estudios recientes han señalado que la deficiencia de vitamina D está masivamente implicada en el desarrollo de enfermedades, que pueden ser tratadas tomando suplementos de vitamina D.

Deficiencia de vitamina D y síntomas relacionados con el sistema cardiovascular

La vitamina D influye directamente en varios aspectos del sistema cardiovascular. Muchos estudios han demostrado que los niveles bajos de vitamina D se asocian generalmente con un riesgo de muerte prematura. Las evaluaciones de los estudios de población también apoyan este enfoque.

Los principales metanálisis realizados hasta la fecha sobre este tema, es decir, estudios con más de 10.000 participantes, han concluido que unos niveles óptimos de vitamina D reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares en un 33% y de padecer diabetes en un 55%. El hecho de que las enfermedades cardiovasculares sean la causa más común de muerte está relacionado con la importante influencia de los niveles de vitamina D en la mortalidad y también subraya la gran importancia de esta vitamina para la salud en general.

Los últimos estudios cuestionan esta relación y asumen que los niveles bajos de vitamina D no son una causa, sino una consecuencia de la enfermedad. Los resultados del gran estudio de prevención realizado en 2017 arrojarán por fin algo de luz sobre este tema.

Contrariamente a lo que se creía, estos estudios han podido establecer al menos que la vitamina D es capaz de contrarrestar la calcificación de los vasos. Anteriormente, se suponía que la vitamina D era más un factor de riesgo debido a su función de estimular la asimilación del calcio. Por otro lado, la calcificación de los vasos se considera la principal causa de las enfermedades cardiovasculares. En este ámbito, la vitamina D tiene efectos preventivos, siempre que se asegure la ingesta de vitamina K2. Por esta razón, la vitamina D debe tomarse junto con la vitamina K2 lo antes posible.

Deficiencia de vitamina D: síntomas relacionados con los nervios y el cerebro

Los receptores de la vitamina D también están presentes en el sistema nervioso central y en el cerebro. En este ámbito, la vitamina D desempeña claramente varias funciones que, sin duda, son igualmente esenciales. Por un lado, la vitamina D protege a las neuronas de los daños y la degeneración relacionados con la edad. Por otro lado, también regula muchos neurotransmisores.

Además, también parece desempeñar un papel importante en el proceso de desintoxicación del cerebro, como han demostrado estudios recientes. Por ejemplo, la vitamina D regula la distribución de la glutamina, uno de los antioxidantes más potentes del organismo, e inhibe la producción de óxido nítrico, una sustancia especialmente dañina.

Por eso, hoy en día, la deficiencia de vitamina D se asocia a síntomas correspondientes a patologías como la demencia, la depresión o la esquizofrenia. Es evidente que tiene una importancia capital en el desarrollo y la conservación del cerebro y el sistema nervioso.

Deficiencia de vitamina D y depresión

En el lenguaje popular ya se acepta que la depresión invernal está relacionada con la falta de sol. Las investigaciones actuales parecen reforzar esta relación intuitiva entre la depresión y la carencia de vitamina D. Sin embargo, el factor decisivo no es la falta de luz, sino la falta de vitamina D, como ha demostrado claramente un estudio. De hecho, mientras que la toma de vitamina D contribuye a una mejora del 74% en la escala de depresión, la terapia de luz no ha supuesto ningún progreso. Estos resultados también han sido confirmados por diversos estudios.

Una evaluación del estudio NHANES-III (Encuesta de Salud y Nutrición) en la que participaron más de 8.000 personas demostró que los niveles bajos de vitamina D aumentan el riesgo de depresión en un 200%. Como resultado de estos estudios, así como de muchos años de experiencia práctica positiva, la vitamina D es utilizada actualmente por muchos terapeutas y tiene mucho éxito en la prevención y el tratamiento de la depresión.

Síntoma de deficiencia de vitamina D: debilidad muscular

La vitamina D también está asociada al desarrollo de debilidad y atrofia muscular, que ahora se consideran síntomas de deficiencia de vitamina D.

Esta deficiencia es un factor de riesgo importante, especialmente con la edad. En efecto, los niveles bajos de vitamina D provocan, por un lado, el debilitamiento de los huesos y, por otro, favorecen la aparición de caídas frecuentes.

En este contexto, la asimilación de suplementos de vitamina D ha demostrado ser una medida preventiva excepcionalmente eficaz, que permite reducir significativamente el riesgo de caídas y fracturas.

Sin embargo, parece proliferar una clara debilidad muscular a partir de un nivel de vitamina D muy bajo, inferior a 15ng/ml. Más allá de esta marcada carencia, el efecto de la vitamina D sobre la fuerza muscular, así como su potencial para mejorar el rendimiento deportivo, ha sido hasta ahora objeto de muy poca investigación.

Prevenir la aparición de los síntomas de la carencia de vitamina D

Los síntomas de una carencia de vitamina D son múltiples y, en algunos casos, extremadamente graves. Por suerte, son fácilmente prevenibles.

Durante los meses de verano, basta con tomar el sol diariamente entre 20 y 40 minutos para prevenir la carencia de vitamina D. Desgraciadamente, durante el periodo de octubre a abril no hay suficiente luz solar en el norte de Europa para permitir la producción de vitamina D en cantidades óptimas.

Durante la temporada de invierno, los expertos en nutrición recomiendan actualmente el uso de suplementos de vitamina D para prevenir el desarrollo de la deficiencia, pero también para evitar la contaminación del cuerpo causada por la deficiencia de vitamina D.

Cuando la cantidad de luz solar absorbida directamente en verano es insuficiente, es esencial respetar estas recomendaciones. De hecho, este factor también puede conducir al desarrollo progresivo de la deficiencia de vitamina D.

Buscar
Comprar Vitamina D 

Te puede Interesar

Deja un comentario